El pintor sueco Dick Beer (1893-1938) y la Gran Guerra

Emilio Quintana
Estocolmo, Suecia

Dick Beer (1893-1938) [a la izquierda el dibujo que le hizo Modigliani en París, 1919] fue un pintor sueco nacido en Londres que desarrolló una obra ecléctica, entre el impresionismo, el cézannismo, el cubismo y una vuelta al orden final.

En el verano de 2012 se puede visitar una selección de 50 obras suyas en el Millesgården de Lidingö, en Estocolmo.

Cuando estalla la Gran Guerra, Beer (de carácter aventurero) decide alistarse como voluntario en la Legión Extranjera francesa, como hicieron cientos de artistas extranjeros que estaban en París. La mayoría dejó la vida en los campos de batalla, muchos otros quedaron marcados de por vida con todo tipo de problemas físicos y psíquicos.

Temiendo no ser aceptado, al haber nacido en Inglaterra, pasa a Suiza y se presenta en la oficina de reclutamiento como el ciudadano suizo Herman Beer.

Uno de sus grandes amigos, el pintor italiano Gabriele Varese, se alistó también en la Legión Extranjera. Beer lo pintó en 1919 vestido de uniforme, leyendo una carta [imagen izquierda]. En la muestra del Millesgården he visto también un bosquejo y la fotografía original tomada en las trincheras, que dio lugar al cuadro.

El 25 de septiembre de 1915 en los campos de Souain, le explota una granada que lo deja medio sordo, herido de gravedad en la cabeza (como luego le pasará a Apollinaire), y con graves secuelas físicas (un dolor intenso que intentó combatir a base de morfina) y psíquicas (un profundo desorden nervioso que fue in crescendo a lo largo de su vida).

Tras el ataque con granadas, Dick Beer permaneció convaleciente en el Château de Rochefort (octubre-diciembre 1915), donde conoció a Fernand Léger, que estaba también como paciente.

En 1916 trabaja como asistente de enfermería en una ambulancia militar, lo que le permite ver la vida hospitalaria desde otro punto de vista.

Durante su etapa de soldado fue promovido a «soldat 1ère classe» y recibió la «Médaille commémorative Française de la Grande Guerre». Recibe la licencia del servicio en mayo de 1916, que se hace definitiva en diciembre.

Obra

Como soldado, Dick Beer pintó sobre todo paisajes con una paleta clara y variada de colores pastel.

A la derecha tenemos «Hindúes de camino al frente» (1915).

En 1916 expone sus pinturas del viaje por España y el Norte de Africa (1914) en Estocolmo (Varias konstsalong) y Gotemburgo (Valang).

También son de esta época sus naturalezas muertas con flores.

Entre ellas destaca “Blommor II” (“Flores II”, 1915).

Aparentemente, se trata de un jarrón de flores al uso, pero que sólo contiene flores venenosas: amapolas, delfinias, digitales, trollius…, en referencia simbólica a los padecimientos que la guerra le había traído consigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.